logo-facebook

logo-linkedin

CARTA A UNA JOVEN ARQUITECTA TÉCNICA

03 de Noviembre de 2014

Querida Compañera y Colega, llevaba tiempo pensando en escribir un artículo de cómo yo entiendo nuestra profesión y quisiera darte algunos consejos más para tu futuro, que se me han quedado en el tintero antes de despedirme después de nuestra corta relación laboral, por eso he pensado en hacerlo dedicándote este post.

En primer lugar quiero decirte que tienes todo mi respeto desde el primer momento que has conseguido este año tu título de Arquitectura Técnica por la Universidad Politécnica de Madrid, todos los que hemos pasado por esa Escuela sabemos lo duro que fue. Pero ahora empieza una etapa más dura, demostrar tu valía en el ámbito laboral. Ahora estas trabajando, tienes suerte porque estamos pareciendo una terrible crisis económica que se ha cebado especialmente en nuestro sector y trabajar es un lujo, pero siento decirte que ahora mismo eres lo que se denomina “una machaca”, no te ofendas, ni te preocupes, todos hemos pasado por ahí, pero debes estar atenta, en esa fase tanto a mí, cómo a mis compañeros de promoción, trataron de aprovecharse de nosotros y con algunos compañeros lo consiguieron y pasaron por la terrible experiencia de verse involucrados en juicios.

Ahora no tienes experiencia, estás llena de incertidumbre, de dudas, no te preocupes, irás aprendiendo y cada día te sentirás más segura, pero a cada paso piensa lo que haces y asegúrate de pisar sobre terreno firme.

Cada día de esta profesión es un aprendizaje y así debe ser, yo en 20 años de profesión no he dejado de aprender ni un solo día y te pido que hagas al igual que yo he hecho en mi vida profesional, cuando en un trabajo hayas dejado de aprender y además no te compense económicamente, busca otro.


carta

Trabaja con ilusión, tratando de hacer bien las cosas, por convicción propia y así dormirás tranquila, ni te imaginas la de problemas a los que te vas a tener que enfrentar, has elegido una profesión dura, pero bonita, los aparejadores sabemos de todo y no sabemos de nada. Mucha gente desconoce nuestra función en la construcción, es tu deber educarlos, que entiendan lo importantes que somos para que los edificios se construyan bien, porque sino…desapareceremos. No deben vernos como un imperativo que la ley les obliga a contratar. Debemos lavar la mala imagen que algunos miembros de generaciones anteriores han dejado en nuestra profesión, antes un aparejador era rico, abarcaba mucho y llegaba mal, pero ya no es así.

Recíclate, haz cursos, mantente al día de los cambios, pero sin agobiarte

Documenta todo lo que haces, fotografía todo el proceso de las intervenciones donde intervengas, escribe siempre actas de las decisiones tomadas y ejecutadas, aunque no te las quieran firmar, se ordenada con la documentación, hacer esto es trabajoso y es una labor de día a día, pero te será devuelto. Por desgracia los técnicos de la construcción nos casamos con cada obra que hacemos y ese archivo que iras creando te será siempre de una gran utilidad, te sacara de problemas, te permitirá dar respuestas.

Es importante que pongas mucha calidad en tus trabajos, tanto en los proyectos, como en tus direcciones de obra, te lo aseguro Compañera, es mucho mejor hacer menos trabajo y de muy buena calidad que mucho y de baja calidad. Si sigues este consejo, nunca nadie te podrá poner en evidencia, porque podrás defender tus errores, pero no tu falta de dedicación. Tus clientes te volverán a llamar y te recomendarán a otros.

Defiende tus honorarios, cobra lo justo, lo que valen tus trabajos y donde tu labor te sea compensada económicamente, no hinches las tarifas, ni tires los precios, no hagas competencia desleal a otros compañeros, así trabajaras a gusto.

Los clientes se acuerdan de ti cuando les solucionas los problemas, cuando les escuchas, cuando les ayudas a alcanzar sus sueños, no cuando les haces la pelota.

En las obras escucha a todos y cuando digo a todos, es a todos. En una construcción intervienen muchos oficios, muchos técnicos, de mucho de lo que oigas aprenderás y en muchas otras ocasiones tú tendrás que corregir al que escuchas, por eso hay que escuchar para enriquecerse y corregir al equivocado.

Trabaja mucho, pero no dejes de lado tu vida personal por el trabajo, cuando te falle el trabajo tienes que encontrar donde resguardarte.

Colega, te deseo mucha suerte, aquí tienes una compañera para cuando te encuentres perdida en algún tema laboral. Pero investiga antes de preguntar, tendrás más y mejores preguntas.

Un abrazo.